Noticias

22/01/2019

Valores de futuro de BBVA en un Centro de Primera Acogida

Mª Ángeles López Pastor es una de los muchos empleados de BBVA que contribuyen a hacer llegar nuestro programa de educación financiera a niños y jóvenes de todo el país.  Sin embargo, la participación de esta empleada en Valores de futuro es muy singular, puesto que en vez de aportar sus conocimientos con talleres de educación financiera o campañas de ahorro en un centro educativo, lo ha hecho en el Centro de Primera Acogida de Hortaleza (Madrid), donde son atendidos menores inmigrantes no acompañados.

En la entrevista Mª Ángeles nos cuenta por qué decidió actuar en este centro y cómo planteó, se preparó y adaptó los materiales de nuestro programa para la ocasión.

¿Qué te motivó a participar en el programa de Valores de Futuro como empleada de BBVA?

En primer lugar, ya es motivador poder trabajar valores en los que “técnicamente” los empleados de BBVA podemos aportar mucho, puesto que tenemos “los conocimientos” para hacerlo. Pero, sin duda, hacerlo en el centro de primera acogida de Hortaleza ha sido doblemente motivador, puesto que, en general, son menores que tienen menos oportunidades de tener experiencias de este tipo. Y además lo necesitan más que nadie, pues a muy temprana edad muchos de ellos se han de autogestionar totalmente.

¿Cómo percibías tu labor dentro del programa en un inicio?

En un inicio era consciente de que tenía que leer bien la web del programa; ir a ver la escuela, tal y como como hice; hablar con otros compañeros que lo habían hecho… Y, aun así, todos los ojos y la atención eran pocos para que mi participación fuera lo más beneficiosa posible. De hecho, luego he constatado que vas aprendiendo del primer al tercer día del programa.

¿Ya habías participado en algún programa de este tipo o similar antes?

Hace ya unos veinte años (es lo que tiene llevar tantos en el banco) en Soria, en mi segundo año del banco, se hizo algo similar, pero venían de los coles a la oficina por la tarde. Eran sesiones que duraban hora y media y hacíamos grupos que iban rotando de tema con los diferentes compañeros de la oficina. Los niños también se lo pasaban genial y entre los empleados se creaba muy buen ambiente. De lo más gratificante.

¿Cómo decidiste el centro en el que querías colaborar?

En el centro de primera acogida viven y se escolarizan niños que por diferentes razones no pueden estar con su familia. Muchos de ellos estarán tutelados hasta la mayoría de edad y muy pronto necesitarán llevar sus presupuestos y tener herramientas para gestionar su vida de forma independiente. Por esto, creo que para ellos es especialmente urgente e importante trabajar los conceptos y las ideas de Valores de Futuro de BBVA.

¿Cómo valoras la experiencia de tu colaboración en Valores de Futuro de BBVA?

Me ha encantado la experiencia. Me ha enriquecido mucho el hecho de vencer el gran desafío de trasmitir lo mejor posible los conceptos y los valores de este programa de educación financiera. Es muy motivador cuando te das cuenta de todo lo que podemos aportar como empleados y es muy positivo cómo agradecen que pensemos en ellos e intentemos trasmitirles estos conocimientos.

¿Cómo te preparaste las sesiones? ¿Qué metodologías utilizaste?

Me preparé mucho la sesión, incluso hablé con compañeros que habían ido a otros coles, cada uno con sus características, pero todos con cursos de la misma edad. Las características tan diferentes de la clase del centro de primera acogida hacían necesario utilizar juegos y material más dinámicos.

Me apoyé en los diferentes talleres que se hallan en la web de Valores de futuro, creé nuevos trabajos con cartulinas y preparé lecturas en español y también en sus idiomas, todas ellas extraídas del programa. También utilicé videos didácticos adaptados para los más pequeños.

¿Qué les dirías a los empleados de BBVA para motivarlos a participar en Valores de futuro?

Les diría que es muy gratificante. Todos los compañeros con los que he hablado que han participado en este y otros coles, sin excepción, valoran de forma muy positiva la experiencia. El hecho de introducir el programa en los coles en horario escolar ha sido un acierto total para poder hacer llegar la educación financiera a más y más jóvenes. Con este programa está asegurado el enriquecimiento tanto de los alumnos como de los empleados que participamos, de ahí que la mayoría de nosotros quiera repetir.