Noticias

13/03/2019

Entrevistamos a Ángela Jiménez, profesora participante en Valores de futuro

Nos encanta poderos traer esta interesantísima entrevista con Ángela María Jiménez, profesora del Colegio La Asunción de Granada. Su pasión y entusiasmo, así como el gran trabajo de sus alumnos, los llevó a conseguir el segundo premio del concurso de campañas de ahorro de la edición pasada, dotado con 1000 euros. Todo un logro, especialmente teniendo en cuenta que era el primer año que participaban en el programa de educación financiera.

¿Cómo os decidisteis a participar en el programa?

Lo conocimos a través de Nuria, antigua directora de una oficina de BBVA que también es mamá del cole. Me pareció una idea muy interesante para trabajar los contenidos que imparto en mi asignatura Iniciación al emprendimiento y la actividad empresarial en 2º ESO. No me imaginaba que el proyecto iba a ser tan bueno en todos los sentidos.

¿Cuántos alumnos de vuestro colegio se han beneficiado del programa hasta el momento?

Un total de 40, si hablamos de beneficio directo, porque al involucrar a todo el cole en nuestras campañas el impacto de la iniciativa es mayor. Tenemos alumnos de 4º de primaria que ya preguntan cuándo van a poder hacer esta asignatura.

¿Qué aporta el programa a los alumnos?

Aporta muchísimas cosas. En primer lugar, responsabilidad. Cuando nos embarcamos en un proyecto que requiere presupuestar, hacer compras, recibir y custodiar dinero y, sobre todo, hacer publicidad y alianzas estratégicas con otras entidades (por ejemplo, este año hemos involucrado a varias academias muy prestigiosas de Granada), los alumnos entienden que no estamos jugando a emprender. Estamos EMPRENDIENDO CON MAYÚSCULAS.

¡Genial! ¿Y en segundo lugar?

En segundo lugar, al diseñar una actividad que implica entender conceptos empresariales como inversión (en productos, publicidad…), ingresos-gastos, provisión de fondos… los niños están aprendiendo el temario a través de la acción. Y está demostrado que ningún aprendizaje es más profundo que el que se deriva de la experiencia. El año pasado, cuando expliqué el proyecto de empresa y hablamos del plan de márquetin y la publicidad, les decía: “¿Os acordáis de cuando colgamos carteles para anunciar el concierto? Eso se llama publicidad exterior. ¿Os acordáis de cuando mandamos a las familias del cole un correo pidiendo donaciones de libros y juguetes para el rastrillo? Eso es una técnica de márquetin directo que se llama “e-mailing”. Es super guay enseñar así.

¡Waw!

Eso no es todo. Por último, que no menos importante, estamos enseñando a nuestros jóvenes a mover un proyecto que tiene un beneficio social. El año pasado fue para hacer mejoras tecnológicas en el colegio y un huerto escolar. Este año, para ayudar a una comunidad del Chocó, en la selva colombiana, y contribuir con la investigación de la diabetes infantil. Con esta campaña trabajamos muchos valores humanos: la contribución dentro del equipo, el compromiso con el objetivo del proyecto, el enfocarnos en los demás olvidando las diferencias individuales que podamos tener cada uno como miembros del grupo.  Una de las cosas que más he disfrutado de las dos campañas es toda la parte de “coaching” que haces a los alumnos. Enseñarles que no hay que apegarse al resultado, porque muchas veces no depende de nosotros, sino concentrarse en crear un producto o dar un servicio excelente, dando nuestro 100%.

De este modo, ello les nutre de valores de LIDERAZGO: compromiso, excelencia, contribución, honestidad. Cada una de las acciones que emprendemos les sirve para revisar hasta qué punto están enfocados en ellos mismos o en el proyecto, reforzando el valor de la contribución y entrega al equipo, que es propia de los líderes. El proyecto rezuma liderazgo por los cuatro costados.

Y a los profesores, ¿qué les aporta el programa?

A mí como profesora me aporta un marco en el que poder enseñar haciendo. Y también una motivación externa que me pone las pilas para crear más. Yo siempre ando inventando, pero desde que nos sumamos al proyecto estoy viendo oportunidades para mis alumnos en todos lados, jeje. La actividad impacta también en el resto del claustro.

¿Qué es lo que más gusta a los alumnos y de qué estáis más orgullosos?

Les encanta sentirse mayores, responsables. Hacer algo diferente, salir de la clase. Aprender haciendo… ¡Les reflipa!

Y estamos orgullosos tanto de la contribución que hacemos con las organizaciones a las que ayudamos, como del impacto que tenemos en nuestra comunidad educativa. Todos los niños del cole se involucran en nuestras actividades, sobre todo los pequeños, que ¡quieren ser como los alumnos de iniciativa empresarial! Además, es muy bonito como impactamos fuera del centro. Cuando hemos ido a las academias de Granada a pedirles que colaboren como jurado, los directores de las escuelas se han quedado muy impresionados con nuestra idea, las ganas de salir del aula y del cole a Granada, y sobre todo con cómo les hemos planeado nuestra ilusión por hacer alianzas estratégicas.

¿Cómo es colaborar con los empleados de BBVA?

Muy interesante, porque los alumnos ven a una persona nueva que tiene más conocimientos sobre organización y financiación y que está dispuesta a dar su tiempo gratuitamente e implicarse en el proyecto de forma desinteresada. Comprenden que en tu trabajo puedes buscar mejorar la vida de otras personas si estás dispuesto a salir de tu zona de confort y dar más aun de ti. Es muy bonito.

¿Lo recomendarías a otros colegios? ¿Por qué?

Por supuesto. Es una gran experiencia que moviliza todos los recursos de los alumnos y nos invita a aprender de una forma divertida y apasionante. Terminamos agotados, ¡pero felices y orgullosos!